Felisa me muero

Pues eso, feliz año nuevo, como en estas fechas sólo aparecen “refritos” en televisión, aprovecho para repetir un post que escribí para el uno de enero de 2006 por lo menos, hace cuatro años!! (con otro estilo completamente diferente)

Ni fin del mundo ni nada, hay que ver que tranquilo es este pueblo clip_image001.

Después de la San Silvestre (eso ya es del año pasado), de los saltos de sky, del concierto de año nuevo y de la salida del Dakar, este año con Carlos Sainz, a ver que le pasa esta vez, que como vuelva a atropellar una cabra esta vez va a salir la tribu corriendo detrás de él durante toda la etapa lanzándole piedras. Bueno, pues después de todo esto ya empiezan los primeros del año, el primer nacimiento, la primera boda, el primer partido de liga, el primer…

Vamos a ver, ¿acaso había un notario con un reloj atómico de átomos de cesio sincronizado con el que hay en la Oficina Nacional de Normalización de EEUU con la correspondiente conversión a UCT + 1? Yo se la respuesta, NO, ¿en que reloj decía que era el primer nacimiento del año?, en un reloj de pared blanco del todo a 0’6€ que la última vez que se puso en hora fue cuando la cambiaron al invierno y encima se hizo a ojo, ¿se puede considerar primer nacimiento del año?

Y ahora viene la diarrea mental en si, en el año 1900 se definió segundo como 1/86.400 de un día solar medio, pero hay un problemilla y es que la tierra cada vez gira más despacio, mejor dicho rota más despacio, del verbo dar vueltas sobre si mismo, no del otro verbo y se tuvo que buscar otra definición de segundo más precisa, así que hoy en día un segundo es la duración de 9 192 631 770 períodos de la radiación asociada a la transición hiperfina del estado base del átomo de cesio 133 a cero grados Kelvin. Y yo que soy de ciencias pienso en el hermano Adalberto (como educador, no como cura clip_image002) diciendo: – Es imposible llegar a los cero grados Kelvin, es un límite físico. Pero nos podemos acercar mucho. Pues supongo que eso es lo que habrán hecho, así que este tiempo tampoco es tan exacto.

Bueno ya se me ha ido la olla, ahora tenemos dos tiempos, el astronómico y el atómico, sabemos que el astronómico varía según le parezca a la madre tierra y el atómico en teoría es exacto (a 0 ºK), el astronómico "se retrasa" 2 milisegundos al día, un segundo cada 500 días, entonces pongamos dentro de 82 años el desfase entre los dos tiempos será de una hora, ¿por que reloj nos guiaremos?, ¿y dentro de 820 años? (aunque si el caso de antes me preocupaba poco, este caso ya…)

En verdad el reloj atómico se va actualizando para hacerlo coincidir con el astronómico con una variación de ± 1 segundo, así que ¿para que tanto rollo con el reloj este?, que nos dejen en paz con nuestro Casio® de cinco euros.

Si es que desde siempre el hombre ha sentido fascinación por el tiempo y ha intentado medirlo… y la mujer también ha sentido fascinación, pero ha utilizado crema antiarrugas clip_image001[1] (redoble de batería y risas en lata)

clip_image002

Buff, después de leer esto, ya se que sensación tiene Emilio Aragón cada vez que ve algún capítulo de VIP Noche (Donde esté “Ni en vivo, ni en directo”…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.