Sistemas RFID

image RFID es un sistema por radiofrecuencia de almacenamiento y recuperación de datos que normalmente utiliza unas etiquetas para guardar la información, se trata de la versión moderna del código de barras.

Se suele utilizar como antirrobo en las tiendas o para seguir la trazabilidad de un producto. También se utiliza en mascotas (el famoso chip) para identificarlas en caso de pérdida, o para el control de accesos a personas, hay incluso gente que se ha implantado una etiqueta encapsulada en su propio cuerpo. También hay algún modelo de coche que utiliza un sistema parecido, que abre las puertas o enciende una luz de cortesía si se le acerca la llave.

Las etiquetas RFID pueden ser de sólo lectura o de lectura y escritura, dependiendo para que se vaya a utilizar, por ejemplo si se va a utilizar como antirrobo, es necesario que se pueda escribir en ella, ya que de alguna manera se ha de inhabilitar, al igual que para su uso en mascotas, ya que se debería poder escribir por parte del veterinario para llevar al día el historial médico y temas así.

A parte de esto, cada etiqueta, también puede ser activa, pasiva o semi-pasiva. Las pasivas necesitan que se les suministre energía (a través del lector) para emitir la información, y las activas llevan una batería incorporada lo que encarece el producto. La forma de suministrar energía a las etiquetas pasivas es a través de inducción electromagnética, descubierta por Faraday y explicada en la famosa Ley de Faraday.

Para las etiquetas de sólo lectura (las que de momento me interesan) se ha creado el código EPC, que en cristiano viene a decir "Código Electrónico de Producto" es un código muy similar al código EAN-13 (los códigos de barras de toda la vida (o al menos mi vida)) sólo que en lugar de ser 13 dígitos decimales, son 24 dígitos hexadecimales, permitiéndote etiquetar cada producto unitario inequívocamente, ya que dentro del código hay 68 billones de combinaciones para identificar cada unidad de las 16 millones de referencias disponibles por empresa. Además, este código es un estándar mundial.

Con este tipo de etiquetas y código es posible llevar la trazabilidad total de tus productos a lo largo y ancho de este mundo, ya que al tener una matrícula específica, se podría tener un lector RFID en cada puerta de cada almacén que tuvieras para saber cuando entra y cuando sale, incluso si la agencia de transporte te dejara, podrías saber, cuando está de viaje, por donde está tu producto.

Incluso en el mismo supermercado, se podría cobrar el carrito de la compra sin necesidad de vaciarlo para pasarlo por un lector de códigos de barras, pasando por un lector e introduciendo una tarjeta de crédito en una especie de cajero automático se podría prescindir de los cajeros/as y se ahorrarían muuuuuuchas colas (o lo que es lo mismo, tiempo y dinero).

Y todo esto está muy bien, pero claro siempre tiene su parte "perversa" y como suele ser en estos casos, es la falta de intimidad. Y hace tiempo se me ocurrio una forma de utilizar este sistema de una forma no se si muy legal. Hace un tiempo, trabajaba en una empresa que se dedicaba a la moda, y en las tiendas tenían la orden de hacer "estudios de mercado", se tenían que fijar en cada cliente que entraba y comprobar (disimulando, claro) si vestía con nuestros productos e ir apuntándolo en una hoja, para ver si la gente que compraba, volvía a comprar (no, no teníamos tarjetas de fidelización). Se me ocurrió que como las etiquetas RFID no necesitan visión directa para ser leidas, podrían ir escondidas dentro de nuestros productos y así también podrían servir como anti-robo. Cuando un cliente comprara un producto sólo habría que desactivar el anti-robo de alguna manera, dejando el resto de etiqueta funcional y el lector que hubiera en la entrada de la tienda se encargaría de comprobar si el cliente lleva puesto algo de la marca o no. Al tener códigos únicos podría comprobarse incluso la fecha de fabricación, de compra, el precio al que lo compró y en que tienda…. en fin, una pasada para el departamento de marketing. Nunca llegué a proponerlo por dudar de su legalidad.

Se me ocurren muchas más utilidades para RFID, sobre todo para los implantados en el cuerpo, para temas de domótica, los cerrajeros se quedarían sin la mitad de trabajo por despistes de llaves. ¿No os habéis quedado blancos después de cerrar la puerta de casa y comprobar que no llevais las llaves? Yo un par de veces. O para no dejarte las luces encendidas, que se apagaran al no detectar a nadie en la habitación, o en el caso de que estuvieran en los alimentos, poder tener un inventario de lo que tuvieras en la nevera y tener una lista de la compra actualizada en el móvil, avisándote incluso de lo que tuvieras caducado. O que la nevera te sugiriera una receta basándose en la comida que tiene dentro. Y así una cosa detrás de otra.

2 comentarios de “Sistemas RFID”

  1. Como decía el tío de Spiderman, «Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad». Hoy en día existen muchísimas técnicas intrusivas de marketing, como las tarjetas de fidelización por ejemplo, no es necesario un sistema RFID, google no para de trazar los hábitos de utilización de la web de la gente, etc…

    Y lo del banco, sería una buena idea si fuera para el que está esperando en la cola y no para cualquiera, con el consentimiento de la persona que espera, así no sería intrusivo.

    Aunque de todas formas, todavía tiene cosas que no me convencen (igual es ignorancia), sobre todo en tema de seguridad.

  2. En una clase del doctorado de este año, que nos infiltraron en un curso de una fundación, nos hablaron de esta tecnología utilizada desde el teléfono móvil. Este llevaría un lector de etiquetas RDIF. Muy útil en aplicaciones médicas.

    El banco que daba el curso dijo que habían pensado poner el RDIF en las tarjetas para personalizar el servicio de atención al cliente en las oficinas. Cuando el cliente entraba por la puerta los datos del cliente aparecían en la pantalla del ordenador de la persona encargada. Pero desistieron por ser demasiado intrusivo.

    También han salido tarjetas de crédito con este sistema, Mastercard y Visa lo han probado.

    Los autobuses de la EMT en Valencia este año lo incorporaron para utilizarlo con el bonobus. Es más rápido que el anterior sistema.

    Donde más se utiliza es en los grandes almacenes, para gestionar la logística del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.