La innovación, esa gran desconocida

bombillaEstoy otra vez mirando temas de innovación, concretamente que es lo que influye a las empresas a ser innovadoras, ya que en teoría, las empresas innovadoras son las que perduran en el tiempo y obtienen mayores beneficios en su actividad y según el diccionario online de la RAE, innovar es: «Mudar o alterar algo, introduciendo novedades«.

Según esta definición, no es necesario fabricar satélites, ni microprocesadores, sólamente introduciendo alguna novedad es suficiente, ya sea en el mismo producto o en la manera de hacer las cosas. Tampoco es necesario que sea una novedad mundial, con ser una novedad para la empresa es suficiente. Un ejemplo de este tipo de innovación se da en las marcas de coches, cuando sale un modelo al que se le ha cambiado el diseño de los faros para hacerlo distinto al anterior.

A parte de esto, se supone que las empresas de los sectores tecnológicos son las que más innovan, ya sea en productos, procesos o en lo que sea. Según el INE (Instituto Nacional de Estadística) existen tres grupos, el grupo A donde se incluyen los sectores manufactureros de tecnología alta, el grupo B que son los sectores manufactureros de tecnología media-alta y finalmente el grupo C que engloba los servicios de alta tecnología.

El problema de esta clasificación, es que se basa en el número CNAE (Clasificación Nacional de Actividades Económicas) este número sirve para clasificar la actividad de las empresas y se obtiene al crear la empresa, y así poder sacar indicadores, estadísticas agrupadas por tipo de empresa, etc. pero lo que no se es si se puede cambiar a lo largo de la existencia de la empresa (supongo que si), aunque  curiosamente Seur S.A. (mensajería) tiene el CNAE 5221 (comercio al por menor de frutas y verduras).

Según el INE, el CNAE 641 se considera como servicio de alta tecnología, y el 641 es el CNAE para clasificar las «Actividades postales nacionales» es decir, mensajería, en cambio el CNAE 2852 que se trata de Ingeniería Mecánica por cuenta de terceros, no se considera una actividad tecnológica. Es algo que me extraña un poco.

Por lo tanto, creo se debería considerar como «alta tecnología» a los productos y no a las actividades, ya que por ejemplo la fabricación de plástico (la granza, el plástico como materia prima) es considerada alta tecnología, mientras que la inyección no lo es, cuando pudiera ser que la inyección de plástico tuviera mayor componente tecnológico (o mayor inversión en maquinaria) que la sola fabricación, o que dentro del mismo CNAE se pudieran fabricar el tubo de un portarrollos de papel higiénico por medio de un centro de mecanizado de cinco ejes ó fabricar los engranajes del tren de aterrizaje delantero del Airbus A-380.

Después de todo esto sólo tengo clara una cosa, innovación es una cosa y tecnología es otra, aunque si van ligadas mucho mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.